16 diciembre 2008

Planeta prohibido (1956)

Forbidden planet

EE.UU. / Color / 97 min.
Director: Fred McLeod Wilcox
Guión: Cyril Hume
Fotografía: George J. Fosley
Efectos Especiales: A. Arnold Gillespie, Joshua Meadow, Warren Newcombe e Irving G. Ries
Música: Bebe y Louis Barron
Montaje: Ferris Webster
Intérpretes: Walter Pidgeon (doctor Morbius), Anne Francis (Altaira Morbius), Leslie Nielsen (comandante Adams), Warren Stevens (teniente "doc" Ostrow)

Un crucero espacial de la Confederación de Planetas Unidos llaga al planeta Altair-4, con la misión de elaborar un informe sobre el destino de una misión terrícola anterior, enciada allí veinte años antes con el propósito de colonizar el planeta. El único superviviente de aquellos primeros hombres que llegaron a Altair-4 es el huraño doctor Morbius, quién sobrevive en compañía de su hija -Altaira-, un simpático robot que responde al nombre de Robby y un extraño mal que no tardará en acechar a la nave.


Aun siendo Planeta Prohibido uno de los más inequívocos viajes interplanetarios que constituyeron uno de los principales apartados del género, también es una película totalmente ajena al cine de ciencia ficción de su tiempo. Todavía es ahora cuando los decorados que surca la nave en su vuelo continúan siendo el modelo a seguir. Pero si esta propuesta de McLeod Wilcox se escapa al común de las cintas de su género es porque -al menos en una primera lectura- no se logra ver en ninguna de sus secuencias el más mínimo rastro de Guerra Fría ni del resto de obsesiones que inspiraron gran parte de ellas. De hecho, es una de las pocas space-operas y uno de los pocos filmes de anticipación de su momento. Incluso por su producción, Planeta Prohibido se desmarca de lo habitual. No es exagerado, por tanto, calificarla de arte mayor. Otra de las imprescindibles.


Part 1: http://www.megaupload.com/?d=6XDW49BG
Part 2: http://www.megaupload.com/?d=OF9EMIU5
Part 3: http://www.megaupload.com/?d=63BJ3K35
Part 4: http://www.megaupload.com/?d=2QNIJXCO
Part 5: http://www.megaupload.com/?d=X0NG917S
Part 6: http://www.megaupload.com/?d=VEC7WIG9
Part 7: http://www.megaupload.com/?d=L9XMK6O5
Part 8: http://www.megaupload.com/?d=HSCS7CD2
_____________________________________________________________________________
Descargar torrent

03 diciembre 2008

La mosca (1958)


The fly

EE.UU. / Color / 91 min.
Director: Kurt Neumann
Guión: James Clavell
Fotografía: Karl Struss
Efectos Especiales: L. B. Abott y James B. Gordon
Música: Paul Sawtell
Montaje: Merrill G. White
Intérpretes: Al Hedison (André Delambre), Patricia Owens (Hélène Delambre), Vincent Price (François Delambre), Hebert Marshall (inspector Charas), Charles Herber (Philippe Delambre)

André Delambre es un científico entregado por completo a sus investigaciones, que consiguen alumbrar un aparato capaz de transportar la materia a través del espacio. En una de sus pruebas, sin que él se dé cuenta, una mosca se introduce en la cabina de desintegración. Segundos después, el sabio se reintegra en la cabina de conversión con la cabeza del insecto y una de sus patas sustituyendo uno de sus brazos.

La mosca viene a abundar en esa fobia entomológica que constituye uno de los pilares fundamentales del apartado de las mutaciones de este género. Pero lo hace desde la visión del american way of life. Ya desde la música que acompaña los títulos de crédito, en los que una dulce melodía -como de comedia romántica- se confunde con el zumbido del vuelo de un moscardón, se nos anuncia que aquí, el horror que entraña la investigación científica va a entrar en el más feliz de los hogares estadounidenses.


La maestría, la grandeza de La mosca, está por encima de cualquier consideración. Prueba de ello es la forma en que se nos cuenta el "castigo" del científico que ha osado desafiar los designios de Dios. El pequeño Philippe Delambre ha cazado una extraña mosca con la cabeza blanca de la que se siente orgulloso. No imagina ni por asomo que es su padre cuando su madre le obliga a soltarla. Nosotros tampoco podemos imaginar que la cabeza y un brazo del científico estén integrados en ese insecto. Anunciando ya uno de esos finales atroces que el cine americano dispensa a sus mad doctors, es imposible capturar a la mosca.

A diferencia de Planeta prohibido, al mensaje último de La mosca es una apuesta por la investigación científica. "Buscar la verdad es lo más importante y lo más peligroso que se puede hacer", estima François cuando, superado felizmente el drama al que acabamos de asistir, Philippe anuncia que quiere seguir los pasos de su padre.



Part 1:
http://www.zshare.net/download/521965345b0c8180/
Part 2: http://www.zshare.net/download/5220570584fb47e6/
Part 3: http://www.zshare.net/download/522452875c0a41da/
Part 4: http://www.zshare.net/download/52247629947cf45b/
Part 5: http://www.zshare.net/download/52250001f2fb88e2/
Part 6: http://www.zshare.net/download/52587095e01dbfc9/
Part 7: http://www.zshare.net/download/52589368d1cb1ab5/
Part 8: http://www.zshare.net/download/52592532021ff1d7/
Part 9: http://www.zshare.net/download/521979358cb1d577/

_____________________________________________________________________________
Descargar torrent

25 noviembre 2008

[B.S.O.] Themes from Horror Movies (Dick Jacobs)


1. The son of Dracula
2. The incredible shrinking man
3. The island Earth
4. The mole people
5. The house of Frankenstein
6. The horror of Dracula
7. The creature from the Black Lagoon
8. It came from outher space
9. The creature walks among us
10. The deadly mantis
11. Tarantula
12. The horror of Dracula (2)
13. The revenge of the creature
14. The island Earth (2)

24 noviembre 2008

El experimento del doctor Quatermass (1955)


The Quatermass Xperiment (aka The Creeping Unknown)

Reino Unido / ByN / 79 min.
Director: Val Guest
Guión: Richard Landau y Val Guest
Fotografía: Walter Harley
Efectos Especiales: Les Bowie
Música: James Bernard
Montaje: James Needs
Intérpretes: Brian Donlevy (profesor Bernard Quatermass), Jack Warner (inspector Lomax), Margia Dean (Judith Carroon), Richard Wodsworth (Victor Carroon)

Tras regresar a la Tierra de un periplo por el espacio, el primer cohete tripulado trae a dos cosmonautas muertos. El tercero, Victor Carroon, es presa de un extraño mal. Liberado por su esposa de la clínica en la que está recluido, el desdichado siembra la alarma en Londres, a la vez que la abominación que late en su interior se va apoderando de él.


Producida con la marca de Exclusive Films, El experimento del Doctor Quatermass fue el primer gran éxito de la Hammer, el título que inaugura toda esa serie de delicias cinéfilas que en los siguientes veinte años constituirían los Hammer's horrors.

Esta impagable producción británica es de las pocas aportaciones no estadounidenses al género de la ciencia ficción de la época -exceptuando las incursiones de Japón y en menor medida de Italia y México- aunque ninguna de ellas alcanzó el nivel de las norteamericanas. Esta entrega de Quatermass, junto con la segunda parte, supera a muchas de las producciones de Hollywood más emblemáticas.

"He rezado como nunca lo había hecho antes,
y creo que este mundo es suficiente para mí"

confiesa Lomax cuando todo ha acabado, resumiendo esa condena de la investigación científica que subyace en toda la película.


video

27 octubre 2008

La invasión de los ladrones de cuerpos (1956)























Invasion of the body snatchers

EE.UU. / ByN / 80 min.
Director: Don Siegel
Guión: Daniel Mainwairin
Fotografía: Ellsworth Fredericks
Efectos Especiales: Milt Rice y Don Post
Música: Carmen Dragon
Montaje: Robert S. Eisen
Intérpretes: Kevin McCarthy (Miles Bennell), Dana Wynter (Becky Driscoll), King Donovan (Jack Belicec)

En la pequeña y modélica población californiana de Santa Mira, un niño asegura que su madre no es su madre, sino una réplica exacta de la persona que le trajo al mundo. A raíz de esto, el doctor Benell verifica que algunos de los vecinos de tan apacible villa comienzan a transformar sus conductas. Aunque los afectados por esa suerte de neurosis colectiva aumentan, las autoridades locales se niegan a tomar ningún tipo de medida al respecto.

Ésta de Siegel es la única cinta de aquellos años en la que se habla explícitamente de "neurosis colectiva, una histeria colectiva, resultado de la preocupación por la que pasa en el mundo". Eso -en lo que el buen entendedor puede entrever una clara referencia al interés que despierta el comunismo entre los sectores sociales más desfavorecidos y entre las naciones menos desarrolladas- es, según uno de los colegas a los que Benell consulta, lo que está sucediendo en Santa Mira.

Pero ese extraño "humanoide" que, como por arte de magia, yace en una vaina en la mesa de billar de la casa de Jack Belicec, demuestra que detrás del mal que se cierne sobre Santa Mira hay algo mucho más preocupante que un brote de histeria colectiva.

Objeto de un nada despreciable remake en los años 70 (con el título "La invasión de los ultracuerpos"), el film, con un claro tratamiento de cine negro, presagia los futuros logros de Siegel en ese campo. En un papel secundario, el mismísimo Sam Peckinpah, quien, de manera extraoficial, también colaboró en el guión.



14 octubre 2008

Tarántula (1955)


Tarantula

EE.UU. / ByN / 80 min.
Director: Jack Arnold
Guión: Robert M. Fresco y Martin Berkeley
Fotografía: George Robinson
Efectos Especiales: David. S. Horsley
Música: Joseph Gershenson
Montaje: William Morgan
Intérpretes: John Agar (Matt Hastings), Mara Corday (Stephanie Steve Clayton), Leo G. Carroll (Prof. Gerald Deemer), Ross Elliot (Burch), Ed Rand (Nolan), Nestor Paiva (Sheriff Jack Andrews)

Una tarántula escapa del laboratorio del profesor Deemer tras haberle sido suministrado un nutriente sintético, comenzando a crecer y crecer en un desierto cercano, dejando cadáveres por donde pasa.

Clásico del cine de ciencia ficción (bueno, para mi todos son clásicos e imprescindibles), la película fue rodada aprovechando el gran éxito que cosechó el año anterior otro film con "bichitos" como protagonistas, La humanidad en peligro, aunque en esta cinta se juega más con la mayor repulsión que suelen causarnos las arañas, y más si son del tamaño de un zeppelin. Comparada con las demás películas que firmó el director Jack Arnold, tal vez se trate de una película menor, aunque aún así no le faltan aciertos, empezando por la primera aparición de la tarántula en la cinta, cincuenta minutos después de iniciada la proyección. El cartel, por otra parte, presenta dos fallos de cajón, como son los dos ojos de la tarántula (en vez de los ocho que tienen) y que aparece con una mujer en sus colmillos (escena que no aparece en la película).

Los efectos especiales, tanto de los animales gigantes como del desafortunado científico deforme, son bastante avanzados para la época, realizados con animales reales (incluyendo el conejo y el conejillo de indias del laboratorio del profesor Deemer) que se utilizan para representar a las criaturas gigantes. Una verdadera araña también se utilizó para las tomas donde aparecía el monstruo, resultando mucho más convincente que las hormigas gigantes de La humanidad en peligro.

Como curiosidad, mencionar el pequeño papel que realizó al final de la cinta un joven actor que comenzaba en la industria por aquellos años, y que posteriormente se convertiría en uno de los grandes actores y directores de Hollywood, al que solamente se le ven los ojos mientras pilota uno de los aviones que atacan "sin perdón" a la araña (con esta pista ya sabréis de quien se trata).




27 septiembre 2008

Joe Meek, retrato de un genio

Joe Meek, productor musical de los años 60, ideó para el pop un mundo posible con viajes lunares y efectos espaciales. Su sonido, un antecedente poco visitado de la psicodelia, el rock progresivo y otros pastiches melódicos, alcanzaría su expresión más reconocida con Telstar (1962) de The Tornados, pero en su bitácora de viaje ya había dejado un disco fundacional, I hear a new world (1959), en el que su atmósfera formaría parte de las melodías y los ecos sonoros se convertirían en una evocación de las obsesiones más personales del productor.

Muchas de las producciones de Joe Meek poseen una atmósfera casi fantasmal, con sintetizadores pasados de rosca, reverbs brutales, ambientes cinematográficos, sonidos sci-fi, robots...un verdadero banquete para los amantes del audio.Un científico loco metido a compositor y productor... tenía verdadera obsesión por los platillos volantes y el espacio exterior (óiganse Sky Men de Geoff Goddard, Robot de The Tornadoes o sus Intergalactic Instrumentals).

"Para muchos de sus contemporáneos él se sobrepasó saturando la electrónica de grabación de su magnetofón "Lyrec", y empapando sus poco menos-que-perfectos cantantes en eco y rever de cuarto de baño, ¡pero su uso artístico de la compresión no lineal fue magistral! (...)"


08 septiembre 2008

El ser del Planeta X (1951)

The man from Planet X

EE.UU. / ByN / 70 min.
Director: Edgar G. Ulmer
Guión: Aubrey Wisberg y Jack Pollexfen
Fotografía: John L. Rusell
Efectos Especiales: Andy Anderson y Howard Weeks
Música: Charles Koff
Montaje: Fred R. Feitshans Jr.
Intérpretes: Robert Clarke (John Lawrence), Margaret Field (Enid Elliot), Raymond Bond (Prof. Elliot), William Schallert (Dr. Mears)

El estudio de un extraño y desconocido planeta, el Planeta X, ha llevado al Profesor Elliot y a su hija a instalar un observatorio en una remota isla escocesa. Les acompaña el doctor Mears, un discípulo de Elliot y John Lawrence, un periodista californiano. Pero no son los únicos visitantes de la isla. Un ser del planeta que Lawrence estudia también viaja hasta la isla para hacer un dramático llamamiento a sus habitantes.

De todos los realizadores de las películas de Ciencia Ficción, Edgar G. Ulmer, es el único que también estuvo presente en la puesta en marcha del cine de terror de la Universal. De ahí que la Torre del Tejón, desde donde los Elliot y el inquietante discípulo observan el Planeta X, esté enclavada en un páramo de brumas, de gran belleza plástica, donde los perros aúllan extraviados. En medio de ninguna parte.


El extraterrestre se nos presenta desde el punto de vista de Enid Elliot. La bestia ante los ojos de la bella es una criatura patética antes que ninguna otra cosa. Cubre su cabeza con una escafandra de acero y ciñe su mono con un cinturón metálico. El grito que Enid pronuncia cuando comprueba que el ser del Planeta X está medio muerto, a consecuencia de la tortura a la que ha sido sometido por Lawrence, es tan del cine de terror de los años 30 como unas secuencias después lo será el recelo de los lugareños ante lo que ha comenzado a suceder en la Torre del Tejón.

Ya con la voluntad recuperada, Elliot nos cuenta que el Planeta X se estaba helando y que sus habitantes necesitaban abandonarlo. No hay duda que el El ser del Planeta X es una apuesta por el entendimiento, y lo es jugando con varios de los elementos manejados por la opción opuesta: invasión alienígena, histeria colectiva, militarismo. He aquí toda una obra maestra.



01 septiembre 2008

[B.S.O.] Creature from the Black Lagoon (Hans J. Salter)



1. Creature from the Black Lagoon
2. The black shield of Falworth
3. Hitler
4. The incredible shrinking man

31 agosto 2008

El increíble hombre menguante (1957)


The incredible shrinking man

EE.UU. / ByN / 78 min.
Director: Jack Arnold
Fotografía: Ellis W. Carter
Efectos Especiales: Charles Baker, Everett H. Broussard y Roswell A. Hoffmann
Música: Foster Carling y Earl H. Lawrence
Montaje: Albrecht Joseph
Intérpretes: Grant Williams (Scott Carey), Randy Stuart (Louise Carey), April Kent (Clarice), Paul Langton (Charles Carey), Raymond Bailey (Dr. Thomas Silver)

A mi juicio, una obra maestra de la Ciencia Ficción de todos los tiempos, en absoluto envejecida con el paso de los años, en la que su protagonista, Scott Carey, a consecuencia de haberse expuesto a nubes radiactivas durante un paseo en barco, comienza a perder peso de un modo alarmante. Los médicos consultados no tienen explicación para su paciente, quien no tarda en empezar a perder tamaño al mismo ritmo que peso.


Esta cinta de Arnold es uno de los grandes mitos de la serie B, uno de los mejores ejemplos de que a una puesta en escena inteligente no le hacen falta grandes capitales, alimentada desde unos parámetros tan próximos a la ciencia ficción de entonces como el miedo generalizado a la radiactividad.

Hay que destacar asimismo los impresionantes efectos fotográficos, debidos al talento de Clifford Stine y Tom McCrory, que tienen su mejor momento en la secuencia en que Scott, que se ha escondido en la casa de muñecas para evitar los peligros que acechan a los seres diminutos, es atacado por su propio gato. Ante tamaña desgracia, es lógico que Louise Carey dé a su marido por muerto en las fauces del felino.


El guión es firmado por Richard Matheson, autor de la novela homónima, quien sabe plasmar su particular e irónica inversión de perspectivas, la cual va ganando en intensidad con el transcurso de los minutos y está fantásticamente plasmada en imágenes por un Jack Arnold que se mantiene en plena forma tras haber dirigido films de la talla de It came from outer space, Creature from the Black Lagoon y Tarántula, y que tras este lujo de película no consigue levantar cabeza, dirigiendo decenas de películas de segundo nivel. Como curiosidad decir que Orson Wells prestó su voz para narrar el trailer del film. Imprescindible.


Ultimatum a la Tierra (1951)




The day the Earth stood still

EE.UU. / ByN / 88 min.
Director: Robert Wise
Guión: Edmund H. North
Fotografía: Leo Tover
Música: Bernard Herrmann
Intérpretes: Nichael Rennie, Patricia Neal, Sam Jaffe, Hugh Marlowe

Últimatum a la Tierra es al cine de Ciencia Ficción como El Padrino al cine de mafia, considerada aún por muchos como la obra maestra de la Ciencia Ficción de la década de los años 50, trata de una nave espacial que aterriza en la ciudad de Washington. Al descender el tripulante Klaatu de la nave, éste es disparado por los terrícolas, repeliendo la agresión el autómata Gort. Klaatu se recupera y detiene la masacre y pide entrevistarse con los líderes de todas las naciones de la Tierra para poner fin a la carrera de armamento nuclear, ya que de no hacerlo se verían en la obligación de destruir la Tierra.


Ganadora en 1952 del Globo de Oro Honorífico a la Mejor Película que promovió el entendimiento internacional, su director Robert Wise recibe el reconocimiento de crítica y público, aunque anteriormente ya había sido nominado al Óscar por su montaje de Ciudadano Kane, tras haber dirigido en los años 40 La venganza de la mujer pantera y El ladrón de cadáveres, entre otras, cambiando años más tarde radicalmente de género y dirigiendo con gran éxito películas como West Side Story y Sonrisas y Lágrimas. Ya en la década de los 70 regresó al género con el que se dio a conocer como director, firmando películas como La amenaza de Andrómeda, Star Trek, la conquista del espacio y Star Trek: la película.